Conafab
 
   

Las prácticas estratégicas más importantes de la bioseguridad porcina para que las personas no introduzcan gérmenes a la granja

Antonio Morilla González | 01 de Julio, 2013

Los visitantes, el personal administrativo, los empleados de la granja, el dueño y sus amigos, constituyen un vehículo para que entren gérmenes patógenos a la piara. Esto es debido a que visitan otras empresas en donde hay animales o asisten a lugares donde se reúnen personas que están en contacto con cerdos. Pueden contaminar sus vestimentas, calzado, implementos de trabajo, manos, etc. y acarrear los gérmenes patógenos a la granja donde laboran. Por ejemplo el dueño o un miembro del personal de la granja, pueden asistir a una reunión de porcicultores y contaminar su calzado en caso de que alguno de los asistentes haya tenido su calzado contaminado con heces de cerdo. Lo mismo ocurre con las personas que visitan las ferias, mercados de animales, o los empleados que tengan o atiendan cerdos de traspatio en la comunidad se debe tomar en cuenta que la mayoría de los visitantes representan un riesgo pues, su negocio es la porcicultura y visitan otras granjas.

En un estudio hecho en 200 granjas tecnificadas Estrada et al. (2001) reportaron que el 82% de los trabajadores, tenían o atendían cerdos de traspatio en la comunidad y el 92% introducían su comida a la granja. Además informaron que la crianza de cerdo de traspatio favorecía la infección por gérmenes patógenos, particularmente fiebre porcina clásica. Esto era debido a que los animales se compraban aproximadamente de dos meses de edad, se mezclaban con los que había y se vendían tres meses más tarde, y nuevamente se compraban cerdos en los mercados de animales. Otros factores de riesgo es que el 38% de los encuestados alimentaban a los cerdos con desperdicios de comida y a través de los mercados o tianguis, los animales eran desplazados a grandes distancias. El riesgo principal es que a través del cerdo de traspatio circulaba el virus de la fiebre porcina clásica en las zonas infectadas y por esa razón México en 1997 se presentó el 87% de los brotes en traspatio y en Chile en 1998, el 92% .

La importancia de la contaminación de las vestimentas y el calzado del personal se demostró durante un brote de GTC que afectó varias granjas de una región. En esa ocasión se convocó a una reunión informativa en las instalaciones de la Unión Regional de Porcicultores. Los productores y veterinarios acudieron y durante la reunión se solicitó que revisaran el piso del salón para buscar restos de heces de cerdo que venían en el calzado. El resultado fue que se encontraron heces en el piso que fácilmente podían ser acarreadas por el calzado a las granjas

Personal administrativo

El personal administrativo corresponde al dueño, gerente, secretaria, contador, capturista, entre otros, que desempeñan sus actividades dentro de la oficina.

Se debe considerar:

• La oficina administrativa deberá estar localizada en el perímetro externo de la granja.

• La puerta y ventanas deberán abrir hacia la parte externa de la granja y deberá estar completamente cerrada hacia el interior.

• Contará con un lugar apropiado para recibir visitantes y donde se puedan depositar provisiones.

• Deberá contar con baño completo, para evitar que las personas utilicen el de la zona de las regaderas.

• Ningún miembro del personal administrativo deberá tener cerdos en sus casas o estar en contacto con ellos.

• Se proporcionará entrenamiento al personal administrativo sobre los riesgos de visitar otras granjas, ferias, rastros o mercado de animales.

En el cuadro 1 se presentan las prácticas estratégicas que debe seguir el personal administrativo.

Empleados

Los empleados son aquellas personas que entran a la granja donde se encuentran las instalaciones para limpiarlas y atender a los animales.

No deberán tener relación con otros cerdos fuera de la granja. Desafortunadamente debido a la experiencia de trabajar con los animales, es común que los empleados críen cerdos en el traspatio de sus casas o atiendan cerdos en la comunidad. Para evitar que acarreen gérmenes, los empleados deben dejar su calzado y vestimentas, darse un baño y utilizar la ropa y botas de la granja, antes de entrar a las instalaciones a atender a los animales.

Se debe impedir que los empleados traigan comida, pues podría contener carne de cerdo contaminada con virus de la fiebre porcina clásica. El empleado tomará los alimentos elaborados en el comedor de la empresa.

La “ley de Dunne” estipula que cuando hay un brote de fiebre porcina clásica en una zona, invariablemente el virus infecta a los cerdos de la región a través de los desechos de comida. Esto es debido a la práctica común de alimentar a los cerdos con desechos de restaurantes, hospitales, etc., que contienen carne de cerdo contaminada. Se ha determinado que el virus puede sobrevivir en los embutidos de carne de cerdo de animales infectados por lo menos 84 días en jamones no cocidos y en la carne de cerdo refrigerada. En el tocino después del proceso tradicional de cura, el virus sobrevivió por lo menos 27 días y en jamones curados, en concentraciones de sal de hasta del 17.4 %, que fue más elevada que la que se usa para curar el tocino, por lo menos 102 días. Amezcua et al. (2000) aislaron el virus de la FPC de jamones cocidos preparados de animales que habían sido vacunados e infectados con el virus de la FPC.

En el cuadro 2 se presentan las prácticas estratégicas que deben seguir los empleados que atienden los animales.

Visitantes

Corresponde a todo el personal que ocasionalmente tiene negocios o atiende la granja incluyendo el técnico que efectúa visitas periódicas.

Las recomendaciones son:

• Desde el estacionamiento los visitantes deben ser capaces de seguir las señales para ir directamente a las oficinas administrativas.

• Deberán ser atendidos en la oficina administrativa de la empresa.

• Cada visitante se deberá anotar en el libro de visitas.

• Llenará un cuestionario para determinar que no haya estado en una explotación porcina en los últimos tres días (Cuadro 3).

Cuadro 3. Cuestionario para visitantes

• Los visitantes extranjeros o nacionales no deben haber estado en ninguna explotación animal en los últimos 7 días, particularmente si vienen de países donde hay fiebre aftosa, peste porcina africana o enfermedad vesicular del cerdo.

• En caso de que necesiten entrar a las instalaciones deberán seguir los mismos procedimientos que los empleados.

• En caso que el visitante necesite introducir algún tipo de mochila, instrumental, cámara fotográfica, instrumental, repuestos, herramientas, cuadernos, bolígrafos, relojes, etc. se deberán descontaminar por fumigación.

En el cuadro 4 se presentan las prácticas estratégicas que deben seguir los visitantes.

Sistema para la entrada y salida de los empleados

Para evitar que el personal acarree gérmenes patógenos dentro de las instalaciones el ingreso deberá hacerse siguiendo una metodología. La única forma de entrar y salir de las instalaciones será a través de la zona de las regaderas y estará prohibido salir de la explotación por otra salida.

Zona de las regaderas

• La zona de las regaderas tendrá facilidades para hombres y mujeres. Contará con un vestidor externo, regaderas y vestidor interno con excusado y lavabos. Contará con agua fría y caliente.

• El personal dejará sus zapatos en un casillero a la entrada y entrará al vestidor externo con chanclas donde dejará todas sus vestimentas, sombrero o gorra, y reloj en un casillero con llave.

• La persona pasará a la zona de regaderas donde tomará un baño con agua, jabón, champú para pelo y se secará.

• Pasará al vestidor interno donde dejará la toalla en un recipiente y se vestirá con overol y calcetines de la granja. Podrá tomar cubrebocas y guantes limpios en caso que los necesite.

• A la salida del vestidor interno se pondrá botas de la granja y podrá pasar al interior de las instalaciones.

• Para salir de las instalaciones la persona lavará las botas en el recipiente lavador, las desinfectará en otro recipiente y las colocará en la zona de botas.

• Podrá entrar al vestidor interno con calcetines donde se quitará el overol y los calcetines y los pondrá en un recipiente.

• La persona pasará a la regadera donde tomará un baño con agua, jabón y champú para pelo y se sacará.

• Pasará al vestidor externo, dejará la toalla y se pondrá la ropa de calle.

• En la salida del vestidor externo se pondrá sus zapatos y podrá salir de las instalaciones.

Diario

• El piso deberá ser limpiado y desinfectado.

• Revisar que haya suficiente jabón, champú y toallas.

Cada semana

• Se deberán limpiar los casilleros de zapatos de la parte externa.

• Revisar que exista una cantidad adecuada de ropa.

• Eliminar o reparar toda la ropa deteriorada.

• Revisar que estén en buen estado las botas.

• Lavar las cortinas de los baños.

• Que las regaderas estén funcionando así como los recipientes de jabón y champú.

• Que las puertas y casilleros se puedan cerrar adecuadamente.

• Que el timbre esté funcionando

• Cestos de basura limpios

Material de los visitantes

Las mochilas, cámaras fotográficas, instrumental, repuestos, herramientas, cuadernos, plumas o bolígrafos, etc. pueden estar contaminados por lo que siempre se deben desinfectar.

En caso que se tenga que fumigar la ropa con formaldehído, es importante que quede extendida y no doblada ya que tiene bajo poder de penetración.

Se debe dejar fuera de la granja todo el material que no se pueda desinfectar.

Procedimiento

• El material se introduce en un gabinete de metal o madera de suficiente tamaño, que se conserve hermético por la parte externa.

• Se desinfectan por gasificación de formaldehído ó glutaraldehído.

• También se pueden asperjar con Virkon S en dilución de 1:200.

• El material se recoge en la parte interna.

Las prácticas estratégicas más importantes son:

1. Los trabajadores no deben tener cerdos en sus casas.

2. Los carros (incluyendo el del dueño), motos o bicicletas se deben estacionar fuera del perímetro externo de la granja.

3. La oficina administrativa debe estar fuera del perímetro externo de la granja.

4. Sólo se puede entrar a la granja a través del área de regaderas y el personal se debe bañar.

5. El personal que entra debe utilizar vestimentas y botas proporcionadas por la granja.

6. Los trabajadores no deben introducir comida dentro de la granja. Para que los vehículos no contaminen la granja


 

 


Watteau No. 70, Col. Nonoalco Mixcoac, Deleg. Benito Juárez, 03700, México, D.F.
Teléfono: (55) 5563-4600, Lada sin costo: 01-800-108-23-22, Fax: (55) 5563-4881, Correo electrónico: info@conafab.org